Recuerdos diseñados

“La Generación Instagram experimenta el presente como si fuera un recuerdo anticipado”

Daniel Kahneman

“El sol brillaba más que nunca, pero sus rayos preferían jugar al escondite y desaparecer entre las nubes. Esa danza ancestral que habían comenzado coronaba las imponentes montañas, aún blancas por la primera nevada de invierno. A sus pies, la hierba lucía desafiante, más verde que nunca, alborotada por el viento que descendía del valle…”

Ana envió una imagen

– Eso es lo que dice en la descripción ¿Qué os parece? La verdad es que no sé si es por mi nuevo iPhone o por qué, pero parece realmente un paraje de ensueño. ¡Mirad que colores! ¿A quién no favorece eso? ¡Las fotos van a quedar genial! – dijo Ana, mientras levantaba el dedo del micrófono de Whatsapp para enviar el audio.

Dani está escribiendo…

-Ana, nos acabas de mandar publicidad de Coca Cola? 🤔

Ana está escribiendo…

-Nooo, son solo los nuevos filtros 360º! Son una PASADA! 😍  los hay de todos los lugares del mundo!!

Paula está escribiendo…

-Maadre Dani! has vuelto al nokia? 📞 🐍 😹

Pedro está escribiendo…

-😂😂😂

Ana está escribiendo…

-Este se llama ‘Dreaming mountain’, hay otro de una playa y de una fiesta… pero Jaime es más de montaña no?

Paula está escribiendo… 

-Sí jajaja le va a encantar!!!!🌄👏👏

Dani está escribiendo…

-Pero a ver, Coca Cola que tiene que ver? son gratis? o tenemos que salir con una botella en la mano y más felices q una perdiz?? 😒

Pedro está escribiendo…

-Abuelo que no te enteras!! jajajaj Coca Cola y otras han sacado estos filtros gratis, solo que incluyen detallitos… las mantas que aparecen son blancas y rojas… pueden publicar nuestra foto en las redes.. ya sabes tío, lo típico, pero están de lujo, lo vamos a petar en instagram!!

Dani está escribiendo…

-Pero, ¿para qué queremos eso?

Paula está escribiendo…

-Ay! Qué brasas eres Dani! Pues porque sí, así tendrás un recuerdo inolvidable y no la típica foto cutre con una tarta.

Ana está escribiendo…

-pues listo! nos vemos hoy a las 20h en su apartamento para darle la sorpresa!!!  🎂🎂☺

Pedro, Paula, Dani están escribiendo…

-👍

-💃🕺👏👏

-🎊🎉🙌

[…] Un tiempo después […]

– ¿No fuimos a la montaña? – preguntó Jaime, esperando recibir una respuesta afirmativa que no llegó nunca.

– No, Jaime – contestó el hombre que tenía sentado delante.

La firmeza en la respuesta desvanecía cualquier duda. El hombre pálido con bata blanca que parecía la quinta pared de aquella habitación fría e impersonal, se había presentado hace una semana como el doctor Stefan. Miope, desgarbado y calvo, era un cuadro que sin filtros no parecía real.

Era la quinta sesión de Jaime. La quinta vez que revisaba todas sus fotografías de Instagram, Facebook y Twitter. La quinta vez que veía la autobiografía que había escrito durante los últimos diez años.

-¿Sigues sin entenderlo, o simplemente no quieres aceptarlo? – preguntó ácidamente el doctor.

El joven alzó la mirada lleno de rabia y desesperación. Hacía solo una semana que se había terminado de recuperar del accidente. A la multitud de huesos rotos se unía una amnesia profunda. Su recuperación física iba por buen camino, pero las secuelas mentales eran un hueso más duro de roer.

– Vete a la mierda. Llevo días reventado y ahora que por fin puedo andar y hasta ir al baño solo, estoy aquí encerrado día tras día contigo taladrándome la puta cabeza sin descanso, mirando más de 20.000 fotos en las que estoy con mi familia y mis amigos. Pero no! Ahora por lo visto son falsas y la vida que creía tener no existe. ¡Dame un respiro, joder! – espetó un Jaime que trataba de despertarse de un sueño muy real.

– Conmovedor – ironizó el doctor. Es tan penoso que la generación que lo tenía todo sufra un problema tan absurdo como este. ¿Sabes cuánta gente como tú hay esperando? Mucha, muchísima, demasiada. Sois un lastre para la sociedad. Así que no, no tienes un respiro. Te lo voy a repetir una vez más y tomarás de una vez tu decisión- finalizó el doctor con un tono que sorprendió a Jaime.

– Es que esto no puede ser, debes estar de broma – comentó entre lágrimas.

El doctor miró a Jaime, como si pudiera ver su interior. Respiró hondo y dijo: “Te lo voy a explicar de nuevo y al acabar quiero conocer tu respuesta definitiva”.

“El origen de tu problema se remonta al día en el que los humanos pusimos un pie en este mundo y nos creímos amos y señores de él. Cegados por nuestra soberbia y empujados por la necesidad, nos hicimos a las armas para doblegar a la naturaleza y demostrar nuestro poder sobre ella.

Ganamos muchas batallas: desafiamos la gravedad con pájaros de aluminio, construimos montañas de cemento y derribamos las barreras geográficas. Pero perdimos la más importante, la que decidía quien controlaba el tiempo. 

Esto nos atormentaba día y noche. Hasta que un día, en mitad de nuestra vigilia, las redes sociales y los móviles nos dieron la clave: “no podemos detener el tiempo pero si atraparlo.” Nuestra victoria nos cegó tanto que no vimos el precio tan alto que estábamos a punto de pagar.

Sí, logramos atrapar el tiempo, pero si estábamos al acecho de cazar el presente, no podíamos experimentarlo, vivirlo. Sin darnos cuenta, nos dividimos en dos seres: el que experimenta y el que recuerda. Un mismo cuerpo, dos personalidades antagónicas.

En el momento en el que nos desdoblamos, comenzamos a vivir en el mundo real y en el virtual. Pero las redes sociales no solo atrapaban nuestro presente, sino que también lo valoraban y comparaban con el de todos nuestros ‘amigos’. En una sociedad en la que se tiene todo, la única preocupación pasó a ser ‘gustar’ a los demás.

En cuestión de tiempo, muchos comenzaron a convertir su vida en un escaparate que deslumbrara a los transeúntes virtuales. De este modo, tímidamente, primero, y efusivamente después, comenzamos a ser diseñadores y arquitectos del presente que queríamos mostrar y recordar. El problema es que si juegas a ser algo que no eres, al final, sin darte cuenta, acabas creyéndotelo y te olvidas de tu propia realidad. 

Este era tu caso, Jaime. Cuando tuviste el accidente vivías en la realidad que habías construido, vivías a través del ser que recuerda. En pacientes con amnesia, es necesario realizar este procedimiento para que recuperen la memoria, pero dado que el ser que experimenta y el ser que recuerdan no pueden convivir en la misma realidad, es necesario que tomes una decisión.” 

Jaime se retorcía en su asiento, se pellizcaba sin cesar las piernas en un intento desesperado por despertarse. Sentía que el doctor retomaba su aliento, y que sus labios secos comenzaban a moverse para pronunciar las últimas palabras que había prometido…

“Ahora, la única pregunta que importa es: ¿en cuál de las dos quieres vivir?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *